Transporte público

Transporte público FiladelfiaEl transporte público en Filadelfia sirve para moverse cómodamente por la ciudad. Sin embargo, es posible que un turista no necesite usarlo en su visita. Aunque es una ciudad grande, los principales destinos se pueden visitar a pie. Todo depende de cómo lleguemos a la ciudad y del tiempo que pasemos allí.

Filadelfia, como muchas otras grandes ciudades, cuenta con una importante red de autobuses. Éstos permiten conectar de manera sencilla los diferentes puntos de la urbe. Es un sistema cómodo que, sin embargo, está sujeto a las condiciones del tráfico. Se puede convertir en un problema en horas punta, hay que tenerlo en cuenta. Pero en días calurosos es la mejor herramienta para evitar el sol. Por lo tanto, debemos tener presente este medio de transporte.

También está la pequeña red de metro. Básicamente hay dos líneas: la naranja y la azul. La primera atraviesa la ciudad de norte a sur; mientras que la segunda lo hace de noreste a oeste. Posiblemente sea la opción menos interesante para un turista medio. No obstante, es bueno tener presente la existencia de ambas líneas.

Para completar las anteriores opciones, hay una red de tranvías. La zona oeste de Filadelfia es la más beneficiada, y en menor medida el centro y el norte. Hay tramos donde los vehículos van bajo tierra pero en general suelen ir por el exterior. Pueden ser una buena opción para ciertos desplazamientos. Sin embargo, pensamos que el autobús es lo más interesante.

Transporte público no convencional

Existe un método de transporte no convencional que interesa a todos los turistas. Es el llamado Philly PHLASH Downtown Loop. Se trata de una línea de autobús con una sola ruta y varias paradas. Lo más interesante es que se desplaza por los lugares más turísticos de Filadelfia. Y además lo hace por un precio bastante razonable. Si no queremos perder el tiempo averiguando qué línea nos lleva desde un punto turístico a otro, ésta es nuestra mejor opción.

Para tenerlo aún más claro, es como los autobuses turísticos que inundan las ciudades del mundo. Pero no tiene ese afán de mostrarnos la ciudad, sino movernos a través de ella. Por lo tanto, si quisiéramos ir de la ciudad vieja al Museo de Arte de Filadelfia, este autobús es perfecto.

Por último, tenemos los trenes regionales. Es evidente que con éstos podremos desplazarnos principalmente a las afueras. Pero quizás haya gente interesada en conocer otros sitios de Pensilvania. Hay distintas paradas y estaciones distribuidas a lo largo de la ciudad. Desde allí podremos ir a otros puntos cercanos o incluso otras ciudades. También hay una ruta que nos lleva directamente al Aeropuerto Internacional de Filadelfia. Por lo tanto, esta opción puede ser bastante interesante.

Tarifas y tipos de billete

Un billete sencillo en autobuses, tranvías o metro cuesta 2,50 dólares. Y un dato importante: los viajeros tienen que dar el importe exacto. A partir de aquí, existen diferentes tipos de billetes que se pueden adaptar a nuestras circunstancias.

Por ejemplo, el One Day Individual Independence Pass ofrece 10 viajes en todos los autobuses, tranvías, trenes subterráneos y trenes de SEPTA. Es válido por un día y tiene un coste de 13 dólares. Hay un pase familiar para hasta cinco personas que cuesta 30 dólares. Al menos un miembro de la familia debe tener 18 años. Los pases se pueden comprar en las oficinas de venta y en línea.

También hay pases semanales y mensuales, pero no creemos que sean buenos para un turista. Además hay una modalidad conocida como Travel Wallet. Se trata de una tarjeta que se recarga en las máquinas correspondientes. A medida que usamos el transporte público, gastamos el dinero de la tarjeta. Y si queremos, podemos ir recargando cada vez que lo necesitemos. En este caso, el precio del viaje es de 2 dólares.

Finalmente hablaremos del One Day Convenience Pass. Es válido para 8 viajes en cualquier ruta de autobús, tranvía o metro. Tiene un coste de 9 dólares y no es válido para el tren regional.

Los comentarios están cerrados.